Cabecera Avalon Project

FUNDACIÓN ÁVALON - Nº Inscrip. Reg. Ministerio de Cultura: 585

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

 

 

DESCUBRE EL PROYECTO ÁVALON

  Editorial

 

 

 

 

RAIMON PANIKKAR HA MUERTO

Tristeza en la partida de un firme defensor del encuentro, el diálogo y la paz

2010/08/27 

Raimon Panikkar

 

El jueves 26 de agosto, a media tarde, en su casa del pueblo barcelonés de Tavertet, ha fallecido, Raimon Panikkar, a los 91 años de edad.   

 

Nacido en Barcelona —de padre indio y  madre catalana— y el hecho de  haber vivido en Alemania, Roma, Estados Unidos y la India, favorecieron, sin duda,  su mensaje tolerante y su defensa de la paz y el consenso. Profundamente enamorado de la India, tierra de su padre, nunca perdió el contacto con el país asiático.  

 

Defensor de la convivencia entre religiones, comentaba acerca de su experiencia en la India: "Me fui cristiano, me descubrí hindú y vuelvo budista, sin haber dejado de ser cristiano”. 

 

Para Panikkar, una cultura se conoce a fondo cuando penetramos en ella con toda nuestra existencia y no sólo con el intelecto. Cada cultura, cada persona, es una fuente de autoconocimiento. Esto implica aceptar que no existen verdades absolutas o teorías definitivas. Todo está inmerso en un contexto,  un tiempo y un lugar determinado, una lengua y una experiencia concreta del mundo.  

 

No se trata de relativismo postmoderno, sino de algo más cercano a lo que secularmente se ha conocido en la India como anekantavada  (no-absolutismo), constatación de que la realidad no se deja englobar bajo una sola perspectiva, que el mundo es poliédrico y multidimensional, que la vida y la diversidad emergen del corazón mismo de la realidad. 

 

Su pensamiento no promueve sólo el amor a la sabiduría, sino también la sabiduría del amor. Busca diálogos abiertos entre las divergentes experiencias religiosas de Oriente y Occidente, Norte y Sur. Para él existe una “armonía invisible” entre“las voces discordantes de las tradiciones humanas. En el núcleo de su pensamiento está la percepción de la radical interdependencia del conjunto de la realidad: “todo está relacionado con todo 

 

Descanse en Paz  Raimon Panikkar, esa Paz por la que él tanto faenó.

 

 

Antonio Martínez Torres - Coordinador de Acción Social

 

 

 

 

BREVE EXTRACTO DE UNA ENTREVISTA A RAIMON PANIKKAR

Raimon Panikkar: “Vivimos en un tiempo en el que se pretende que el rosal crezca rápidamente tirando de sus hojas…La felicidad es inversamente proporcional a la aceleración” 

 

¿Díganos algo de usted

Tengo 6.000 años: los viví con los hombres que nos precedieron. Nací en Barcelona de hindú y catalana. Soy sacerdote católico, pero no un funcionario del Vaticano. Todo ser humano, y no sólo los profesionales, tiene vocación de monje y político: si no la realiza, está incompleto

Dice que jamás lee en público. 

No hay que preparar el discurso, sino al orador. Yo no preparo los textos para leerlos en público, sino que me preparo a mí mismo en cada momento de mi vida para ser capaz de hablar.

Y sus silencios también se escuchan.   

El silencio forja el sentido. Y lo estamos abandonando a cambio de una superficialidad banal e insulsa. Ruido a todas horas en todas partes para no tener que pensar. 

¿Somos únicos e irrepetibles? 

Si alguien le dice que usted le gusta porque le recuerda a alguien, es que no le ama: cada uno de nosotros es único e irrepetible. Pero esa singularidad sólo podemos vivirla si renunciamos al pasado, que es sólo un recuerdo, y al futuro, que es sólo una ilusión, y vivimos en el presente… 

Y ha vivido ¿cuántos años…? 

Seis mil años al menos. Yo no soy individualista: deploro el individualismo egotista que nos impele a encerrarnos en nosotros mismos y nuestras circunstancias; yo he vivido también en esos hombres que vivieron seis mil años antes que nosotros y me siento igualmente responsable de sus vidas… 

… ¿Y de sus crímenes? 

Sí, también soy responsable de sus crímenes y culpas y sé que puedo lavarlos viviendo rectamente. Vivo cada momento convencido de que la vida es un don único como yo… ¡Qué alegría ser consciente de eso! 

¿Usted lo es desde niño? 

Mi padre era hindú y mi madre catalana. 

Hoy ya no es una mezcla tan exótica. 

La inmigración tiene un peligro, el de banalizar su cultura y la nuestra en una amalgama insulsa; de nuevo la superficialidad nos amenaza, pero la mezcla es también una oportunidad de profunda comunión; la de asimilarlos a ellos… ¡Y asimilarnos a ellos! 

Sin mezcla, no hay fecundidad. 

Por eso necesitamos asimilarlos a ellos y asimilarnos a ellos: ninguna cultura que se encierra en sí misma sobrevive. 

Regálenos algún pensamiento de los Veda que tradujo del sánscrito. 

La muerte no muere y por lo tanto en la muerte misma está la inmortalidad

  

Entrevista de http://planocreativo.wordpress.com/2009/12/08/la-felicidad-es-inversamente-proporcional-a-la-aceleracion/

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y YouTube

 

twitter facebook youtube