Cabecera Avalon Project

FUNDACIÓN ÁVALON - Nº Inscrip. Reg. Ministerio de Cultura: 585

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

 

DESCUBRE EL PROYECTO ÁVALON

  Editorial

 

 

 

 

SAHARA... UN DOLOR QUE NO CESA

¿Qué va a ser de este pueblo? El pueblo saharaui siempre fue un pueblo pacífico, seguidores de las nubes, a quiénes desde hace 35 años les despojaron de sus tierras, hace 26 años le colocaron un muro, auténtica vergüenza 60 veces más largo que el vergonzante muro de Berlín, y fueron obligados a refugiarse en la hamada Argelina, donde desde entonces viven entre pedregales y arenas.

2010/11/10

Foto del Campamento Dignidad, brutalmente arrasado por las fuerzas marroquíes

Foto del Campamento Dignidad, brutalmente arrasado por las fuerzas marroquíes

 

Las pocas imágenes que llegan del Campamento Dignidad —ó lo que era— ponen un nudo en la garganta y un desgarro en el alma.   

 

¿Qué va a ser de este pueblo? El pueblo saharaui siempre fue un pueblo pacífico, seguidores de las nubes, a quiénes desde hace 35 años les despojaron de sus tierras, hace 26 años le colocaron un muro, auténtica vergüenza 60 veces más largo que el vergonzante muro de Berlín, y fueron obligados a refugiarse en la hamada Argelina, donde desde entonces viven entre pedregales y arenas. 

 

El Diccionario de la R.A.E. de la Lengua define Genocidio: “1 m. Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad.” Considerado como un delito internacional del género de crímenes contra la humanidad, se entiende por genocidio cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial, político o religioso, como tal con algún propósito particular

 

Un pueblo al que se le expulsa de su territorio, viéndose obligado a vivir en haimas en medio de la nada (que son los campamentos de refugiados de Tindouf); al que se le masacra en una guerra (se llegó a usar NAPALM por parte del ejército marroquí); a quiénes permanecieron en territorios ocupados se le reprime cualquier manifestación de su cultura y sus costumbres; se les construye un muro minado, alambrado y con torretas con ametralladoras; se les van llenando sus territorio de colonos marroquíes con lo cual cada vez va quedando mas diluida la población saharaui, y al final, por el propio crecimiento vegetativo de la población se llega al exterminio sutil del pueblo saharaui. 

 

Y todo ante la inoperancia de los organismos internacionales que tienen varas de medir según quién sea el que comete estos auténticos crímenes contra la humanidad. 

 

Y es que como dice don Eduardo Galeano “La hipocresía es el impuesto que el vicio paga a la virtud”; por acaparar las inmensas riquezas que atesora esta tierra (fosfatos, banco pesquero, enormes bolsas de gas natural y petróleo, minerales…), los señores del hambre y de la guerra — ¡y de tantas cosas!—, jalean a dictadores, señores feudales a quienes contentan con unas eximias migajas del pingüe beneficio que ellos se aseguran. 

 

¿Hasta cuándo va a ignorar la potencia ocupante el derecho internacional y los Derechos Humanos?... ¿Hasta cuándo Marruecos va a ser el Israel del Magreb, ignorando todas las resoluciones internacionales?... ¿Por qué la Comunidad Internacional, España (potencia colonizadora que se lavó las manos y entregó al pueblo que como colonia tenía que proteger), Estados Unidos, la Unión Europea, y sobre todo Francia, no hacen entrar en razón al Reino de Marruecos, y le conminan a cumplir con el Derecho Internacional, con la observancia de los Derechos Humanos, uno de los cuales es la autodeterminación?...

 

 

 

Estado en que quedó el Campamento Dignidad

 

Estado en que quedó el Campamento Dignidad

 

 

 

El día que en Nueva York se celebra una reunión convocada por Naciones Unidas, entre Marruecos y el gobierno de la Republica Árabe Saharaui Democrática, el gobierno marroquí decide esa misma mañana arrasar un campamento saharaui, como si quisieran provocar al POLISARIO para que no acudan a esa reunión. Ésa es la intención del reino alauita con esta salvajada.   

 

Sin tibiezas, hay que denunciar a todos los responsables de este estado de cosas, pero no criminalicemos al pueblo marroquí. El pueblo marroquí, también es un pueblo viejo y sabio, amante de la paz, y, como en tantos casos, no se merece a los gobernantes que tienen. 

 

Ahora pensamos que no es momento de mirar atrás y ver quién tiene la culpa, sino de evitar el sufrimiento de un pueblo, y actuar con amor y entendimiento, dando a cada quién la oportunidad de elegir qué quiere hacer de su tierra, sus vidas, sus costumbres y vivir en paz.  

 

Otro gran hombre -S.S. el Dalai Lama- que también sufre en su propio pueblo la ocupación China de su amado País de la Nieves, nos muestra el camino cuando reza por los invasores: Haced que la gente salvaje y cruel que merece nuestra compasión, porque, al estar enloquecida con el demonio de las acciones negativas, se está destrozando a sí misma y a los demás con sus acciones inhumanas, obtenga un punto de vista perfecto que le permita discernir lo bueno de lo malo, y también las puras cualidades del amor, la bondad y la compasión.

 

¡Cuánto nos duele el pueblo saharaui!

 

 

 

Antonio Martínez Torres - Coordinador de Acción Social del Proyecto Avalon. Antonio realiza periódicamente trabajos de voluntariado, como cirujano traumatólogo, en los campamentos saharauis de Tindouf

 

 

 

Una madre saharaui, con su hijo en el regazo, en el interior de una haima como las destruidas a sangre y fuego en el Campamento Dignidad

 

Una madre saharaui, con su hijo en el regazo, en el interior de una haima como las destruidas a sangre y fuego en el Campamento Dignidad 

 

 

SÍGUENOS

en Twitter, Facebook y YouTube

 

twitter facebook youtube