Cabecera Avalon Project

FUNDACIÓN ÁVALON - Nº Inscrip. Reg. Ministerio de Cultura: 585

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

 

  Artículos

Clica aquí para ver la página de Artículos

Clica aquí para ir a nuestra página de los vídeos más destacados

Clica aquí para ver nuestro material didáctico

Clica aquí para ver nuestros Enlaces

Clica aquí y entra en nuestra tienda virtual. Y no olvides que tu dinero se empleará para trabajar por la paz

 

Primera página del periódico Levante del 7 de abril de 2010

Primera página del periódico Las Provincias del 7 de abril de 2010

Primera plana de los dos periódicos más vendidos en Valencia el mismo día, el 7 de abril de 2010

 

LOS PERIODISTAS SON EDUCADORES

por Grian

14/04/2010 - Blog "Guerreros del Arcoiris"

El pasado 7 de abril, los dos periódicos valencianos con más tirada salieron a la calle con los siguientes titulares en primera página:   

Las Provincias: “El sumario no aporta nuevos informes sobre la financiación del PP valenciano” 

Levante: “El sumario aporta nuevas pruebas de financiación ilegal del PP valenciano” 

Cuando uno se encuentra con esto, el asombro puede hacer que se le queden las cejas agarrotadas en el nacimiento del cabello. 

¿Cómo puede ser que una misma realidad se vea de dos maneras completamente opuestas? 

Sí, puede haber una apreciación diferente de la realidad, es algo que pasa a diario entre las personas; pero, ¡tan diferente como para decir completamente lo contrario! 

No hace falta ser muy sagaz para darse cuenta de que cada periódico sirve a los intereses del grupo político con el que se siente más afín, Las Provincias al Partido Popular y el Levante al Partido Socialista. 

Pero, entonces, ¿dónde queda el “código deontológico” profesional, si es que lo hay, de los periodistas que dirigen estos periódicos? Se supone que un periodista debe informar de “la verdad”; que, por relativa que ésta pueda ser, difícilmente puede llevar a contar “verdades” completamente opuestas. Yo, por ejemplo, me hice psicólogo para ayudar a la gente con problemas de depresión, ansiedad, etc., etc. Imagina que, durante el tiempo que me dediqué a la práctica clínica, me hubiera dedicado a fomentar la depresión, la ansiedad, etc., entre mis clientes. Hubiera sido demencial, ¿no? Entonces, ¿cómo se puede uno llamar periodista, decir que su misión es informar verazmente a la gente y, luego, consagrar su vida a desinformar, tergiversar y manipular la opinión pública? 

Se habla de la necesidad de independencia del poder judicial  (perdón; un momento, que me da la risa). Pero, en el mundo de la información y de los medios de comunicación, esto es algo que ni siquiera se contempla. Al parecer, se da por hecho que los periodistas están ahí para desinformar y manipular la información. ¿Acaso hemos perdido la cabeza en los países occidentales, para dar por sentado, por “normal”, lo que en una sociedad verdaderamente civilizada se tendría por socialmente patológico? 

Cuando ves los periódicos, cuando escuchas la radio, cuando ves la televisión, sabes de inmediato a qué partido sirve cada periódico, cada cadena de radio, cada canal de televisión, porque sus informaciones se ofrecen sesgadas de raíz. Y lo demencial de todo esto es que ya lo vemos normal, como si tuviera que ser así por naturaleza. 

Recuerdo, cuando trabajaba en radio, que en cierta ocasión en que nuestra emisora (independiente de verdad) se vio presionada por los dos grandes partidos políticos, se planteó el tema de cómo había que tratar la información. Yo, recurriendo a mi formación científica de la universidad, propuse algo elemental: “Hablad simplemente de los hechos, de hechos contrastados. Nada de opiniones, nada de interpretaciones. Sólo hechos”. Afortunadamente, aquella emisora de radio (Radio Requena F.M.) sigue siendo independiente, a pesar de los intentos de “deglución” de diversas cadenas de radio afines a este o al otro partido. 

Que me perdonen los verdaderos profesionales de la información si lo que estoy diciendo les resulta deficiente, o incluso pueril. Sin duda, ellos, los de verdad, saben mucho mejor que yo cómo se debe tratar la información en los medios de comunicación de masas. Pero, aceptando la deficiencia de mis enfoques, sí les diré que es a ellos, a los periodistas de verdad, a los verdaderamente veraces (paso de redundancias), a los que les corresponde poner en marcha una cruzada dentro de su profesión; una cruzada por la honestidad, por la verdad, por el servicio y la solidaridad con los pueblos a los que sirven; una cruzada por la recuperación de un código ético mínimo, una cruzada por el ejemplo que los profesionales de la información podrían dar a la sociedad en general y a la clase política en particular si asumieran su papel de educadores sociales. 

Y no, no me digan que ustedes no son educadores. Todos nos estamos educando a todos constantemente a través de lo que los psicólogos llamamos aprendizaje por observación, modelado, aprendizaje por imitación de modelos. Y los profesionales de los medios de comunicación de masas tienen una altísima responsabilidad en este aspecto, porque sus modelos de comportamiento, buenos o malos, se transmiten a millones y millones de personas. Ustedes tienen una gran responsabilidad en el curso que tomen nuestras sociedades, porque son ustedes los que nos interconectan a todos a través de sus informaciones, de sus actitudes, de su manera de abordar los hechos. 

Si queremos un mundo mejor, es de todo punto crucial que los profesionales de los medios de comunicación asuman su responsabilidad en la construcción de ese mundo. Como dijo Gandhi: “La humanidad es una, si nos percatamos de que todos estamos igualmente sujetos a la ley moral. Claro está que hay diferencias de raza, de estatus y demás; pero cuanto mayor sea el estatus de un hombre, mayor deberá ser su responsabilidad”. 

Conviene que los periodistas y los profesionales de los medios de comunicación tomen conciencia de su poderoso estatus dentro de nuestra sociedad. Se habla del “Cuarto Poder”, pero yo creo que se han pasado de humildes. 

Nuestras sociedades, la humanidad en general, necesita del trabajo consciente y decidido de aquellos profesionales de la información suficientemente maduros en personalidad y pensamiento como para ejercer su mayoría de edad ideológica y filosófica. No pueden ustedes seguir escribiendo al dictado de las grandes máquinas políticas, que hacen comportarse a los líderes políticos como niños en un patio de colegio (como diría el insigne Serrat, “¿A ver quién la tiene más larga?”) Les necesitamos a ustedes con la cabeza clara, con unas convicciones firmes en la independencia de su papel, con la determinación del que sabe que su misión es crucial en el futuro de la humanidad. 

Si queremos un mundo mejor, tendremos que arrimar todos el hombro de la ética personal, de aquélla que no precisa que haya alguien delante para hacer lo que se debe hacer. Pero ustedes tendrán que arrimar ese hombro un poquito más, en razón de su importantísimo puesto ante la sociedad. 

Por favor, no desatiendan esta llamada. 

______________________________
 
ANTONIO CUTANDA - "GRIAN" es escritor, psicólogo, comunicador y activista social, autor del bestseller El jardinero y fundador de la ONG pacifista Proyecto Ávalon - Iniciativa para una Cultura de Paz

 

 

 

 

 

 


 

CONSULTA NUESTRO
 
Clica aquí para entrar en nuestros Archivos de Artículos