Cabecera Avalon Project

FUNDACIÓN ÁVALON - Nº Inscrip. Reg. Ministerio de Cultura: 585

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

 

  Artículos

Clica aquí para ver la página de Artículos

Clica aquí para ir a nuestra página de los vídeos más destacados

Clica aquí para ver nuestro material didáctico

Clica aquí para ver nuestros Enlaces

Clica aquí y entra en nuestra tienda virtual. Y no olvides que tu dinero se empleará para trabajar por la paz

 

Elena Pérez,

Elena Pérez, "funcionaria"... y autora de este artículo

 

SOY "FUNCIONARIA"

por Elena Pérez

11/06/2010 - Blog "El mar de Elena"

Ejerzo de funcionaria desde hace más de 30 años y la rebeldía que me caracterizó siempre la llevé también a mi trabajo: Jamás, jamás, dejé de participar en una huelga, en un paro horario... aunque no fuese conmigo, siempre actué de forma solidaria en este sentido. Incluso llegué a tener un cargo de responsabilidad en un sindicato.   

 

Pero esta vez yo he sido una de esas personas que no han ido a la huelga. He optado por asumir plenamente mi responsabilidad: mi parte de responsabilidad en el proceso que nos ha conducido hasta la crisis que padecemos, y mi parte de responsabilidad en la forma de salir de ella. 

No puedo escurrir el bulto justificando mi actitud en la actitud que adopten los demás. De la misma manera que no puedo actuar pasivamente ante una guerra porque los gobiernos lo hagan, ni puedo tirar una colilla al suelo porque los demás lo hagan, ni malgastar el agua, porque los demás lo hagan, ni dejar de hacer cualquier cosa porque los demás no lo hagan. 

 

Esa actitud ante la vida ya no calma mi conciencia, afortunadamente. Entendí e integré en mí esas frases tan manidas como “el cambio empieza por uno mismo” “Si quieres cambiar el mundo cámbiate a ti”,...  

En este momento social tan crítico que atravesamos, entiendo que es imprescindible que se produzca un cambio. Entiendo que es necesario que cada uno demos un paso más allá de nuestras teorías y empecemos a llevarlas a la práctica. Entiendo que hay que dejar de hablar de solidaridad y justicia y aplicarnos esos conceptos a nosotros mismos. 

 

Tal vez nuestro sistema económico y social esté en crisis, pero yo no lo estoy como persona, y me niego a dejarme arrastrar interiormente por esta crisis, por este caos, por este ambiente convulso de crispación e indignación que solo mueve a las masas cuando les tocan sus propios bolsillos. 

 

Sí, me han tocado el bolsillo, y sé que hay otros más llenos que el mío; y sé que siempre nos toca a los mismos; y sé que hay agujeros de fraude fiscal que aliviarían o, incluso, resolverían esta crisis. Sé que hay gente que con lo que cobra en un mes alimentaría a docenas, cientos o, incluso, miles de familias... claro que lo sé. Y espero que los poderes públicos los busquen y sacudan en sus bolsillos en la misma proporción que lo han hecho con el mío.  

 

Pero eso no justifica que yo no arrime el hombro.  

Sé que hay gente muy por encima de mí que no lo hace, pero también sé que hay otra muy por debajo de mí que me necesita. 

 

Tendré que ajustarme un poco más. Es verdad que ya me viene justito y, ahora, me vendrá un poco más apretado. Pero he hecho revisión de mi día a día, de mis hábitos y costumbres y soy consciente de que la mayoría de esas cosas que considero “necesarias” no lo son en realidad. 

 

Es mi responsabilidad; también es la responsabilidad de otros, lo sé. Pero, además, se trata también de una cuestión de conciencia: allá los demás con sus propias conciencias. 

 

Recibo mails de un amigo desde Camerún, que trabaja para una ONG. Cuando los leo totalmente conmovida, no puedo sino mirar a mi alrededor e indignarme ante la indignación de muchos de mis compañeros que protestan por la pérdida de su poder adquisitivo, pero miran hacia otro lado mientras un niño muere en ese instante por no tener una aspirina, o mientras el futuro inmediato de los niños de su propio rellano de escalera está en el aire, porque a sus padres los han despedido del trabajo. 

 

Llevamos mucho tiempo oyendo hablar de los motivos que nos han traído hasta aquí. Ya somos todos expertos en economía de mercados, sabemos lo que ha pasado con las financiaciones bancarias y todos hablamos con mucha seguridad de la burbuja inmobiliaria...  

 

¿Y ahora qué? Jamás he escuchado una sola voz que reconozca haberse equivocado, bien por haber vivido por encima de sus posibilidades, o por haber considerado “necesarias” cosas que en realidad no lo eran.  

 

Es fácil echar la culpa al sistema, a los bancos, a los gobiernos,... lo difícil es asumir nuestra propia responsabilidad.  

 

Asumo que por mi actitud y mi forma de vida en el pasado he sido parte del problema, y entiendo que ahora me corresponde ser también parte de la solución. 

 

Empezaré por arrimar el hombro ante esta situación desesperada para tanta gente. Y continuaré proponiéndome, firmemente, cambiar mi escala de valores y dejar de dar tanta importancia a esas cosas que, supuestamente, me hacen feliz y que cuestan dinero: con mis necesidades básicas cubiertas, lo que verdaderamente me hace feliz... es gratis. 

 

 
______________________________
 
ELENA PÉREZ es funcionaria de la administración autonómica valenciana, activista pro-derechos civiles desde hace más de treinta años y miembro fundador del Proyecto Avalon

 

 

 

 

 


 

CONSULTA NUESTRO
 
Clica aquí para entrar en nuestros Archivos de Artículos